martes, 28 de mayo de 2013

Ahí vienen esos comegente a llevarse a mi hijo

  • por Gabriela Cruz del Colectivo La Palta para el Diario del Juicio

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en que asechaban unos terribles monstruos. Ellos aparecían de la oscuridad, avanzaban por las calles en plena noche. Nadie sabe bien como elegían las casas a las que entraban, nadie entendió jamás cómo decidían a quienes capturaban y mucho menos a quienes soltaban.
Los monstruos se llevaban a la gente, a veces la gente volvía, y ya no parecía ser la misma. Otras veces parecía que ‘los comegente’ verdaderamente se los había comido. El terror se instaló entre los pobladores. Los padres temían por sus hijos, los hijos temían por sus padres, las madres sentían que incluso antes de nacer sus hijos ya eran sospechosos. Agarrarse fuerte de las manos no alcanzaba. Dicen que se alimentaban del miedo.
Con el tiempo, ‘los comegente’ ganaron más poder. Salieron a plena luz del día, se llevaban las personas de las calles, de los trabajos, de las escuelas, de las universidades. Pero nunca abandonaron la costumbre de llevárselos de sus casas

Esto, que bien podría haber sido una leyenda, no lo fue. “Ahí vienen esos comegente a llevarse mi hijo”, dijo la madre de Ramón Castellano cuando lo secuestraron. Eran monstruos, pero de carne y hueso. Ramón fue uno de los sobrevivientes “Yo perdí la cabeza de tanto que me han garroteado”, dijo en la audiencia del viernes 24, “tenía sed pero tenía miedo de pedir agua, me tomaba mi orina”, agregó. Ramón era un pelador de caña, tenía 25 años y no sabía ni leer ni escribir, “Me pegaban de gusto, me han llevado de gusto”, dijo Castellano sin entender todavía por qué estuvo tres meses en cautiverio soportando las torturas, viviendo tanto horror.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Los rostros de los imputados en la Megacausa

  • por el Equipo de Comunicación de ANDHES para el Diario del Juicio






En la Megacausa "Jefatura II - ArsenalesII" (Tucumán) se está juzgando a 41 imputados por delitos de lesa humanidad cometidos en el marco del terrorismo de Estado. Se trata de ex militares, ex policías y civiles (uno de ellos religioso). Desde el Área de Comunicación de ANDHES (Abogados y Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales) realizamos este video, con el propósito de que toda la comunidad conozca las acusaciones sobre las cuales fueron procesados y están siendo juzgados, en debates orales y públicos. 
La prueba testimonial que se produce día a día en el debate es dolorosa, profunda y permite dimensionar las complejas tramas mediante las cuales el plan sistemático de exterminio llevó adelante sus objetivos. Entendemos que contribuir a la claridad sobre a quienes y porqué se los está juzgando constituye parte esencial de la búsqueda de verdad y justicia, propósito de estos juicios.

miércoles, 15 de mayo de 2013

“Todos los días era un infierno” (*)

  • por Gabriela Cruz del Colectivo La Palta para el Diario del Juicio
(*) Palabras de Juan Francisco Cabrera frente a los jueces.


Una nueva etapa
Desde noviembre del año pasado a esta parte, en la sala del Tribunal Oral Federal  de Tucumán (TOF), donde se juzgan a 41 imputados por delitos de lesa humanidad, se ha visto y escuchado pedidos de nulidad, recusaciones a los fiscales ad hoc por parte de la defensa oficial (compuesta por cinco defensores ad hoc), recusaciones al Tribunal, objeciones a los testimonios programados y un sinnúmero más de estrategias que, según estiman las querellas y la fiscalía, son planteadas para dilatar y obstaculizar el proceso. Estos artilugios van en desmedro de la voluntad y fuerza de los testigos. Y es que la mayoría de los testigos son víctimas, y no todos tienen una férrea voluntad construida en la militancia, muchos de ellos le hacen frente como saben, o como pueden al terror que les fue infundido a base de tormentos.
Pero iniciado mayo de este año el juicio ha parecido dar un giro más, uno que estruja el corazón. “Empezó Arsenales”, fue el comentario de más de uno en los pasillos y las escalinatas del TOF. Si bien ya la últimas semanas de abril algunos testimonios dieron cuenta del nexo que unía el Centro Clandestino de Detención (CCD) Jefatura de Policía y Arsenal Miguel de Azcuénaga, los que empezaron a escucharse desde el 3 de mayo hablan de la contundencia de ese vínculo, y permiten acercarse a la verdad histórica tan buscada: Dónde están, qué fue de ellos.

jueves, 9 de mayo de 2013

Sobreviviendo

  •  por Tina Gardella para el Diario del Juicio

“Me preguntaron cómo vivía, me preguntaron…sobreviviendo dije, sobreviviendo” canta la canción de Víctor Heredia que da cuenta de los 80 y la vuelta a la democracia. Es cierto que sobrevivientes somos todos. Pero no todos somos testigos o podemos dar testimonio de ciertos hechos. El sobreviviente testigo, la sobreviviente testigo, ofrecen testimonio sobre los sucesos en el marco de la Megacausa… con su sola existencia. Su sola presencia evidencia el fracaso de la operación de exterminio y ocultamiento. Su testimonio, anuda el lazo colectivo social que también se quiso desarmar.

viernes, 3 de mayo de 2013

La justicia que nos merecemos


por Gabriela Cruz del Colectivo La Palta para el Diario del Juicio


Y así, desde noviembre del año pasado los testigos de lo que se conoce como “La Megacausa Jefatura II Arsenales II” empezaron a declarar frente al Tribunal Oral Federal (TOF). Cada uno fue aportando desde su lugar relatos que empezaron a armar este gran rompecabezas de dolor que hace a la historia argentina. Lo que hoy se conoce lisa y llanamente como la Megacausa, empezó a hacerse realidad reivindicando las historias de más de 200 víctimas. Así están siendo juzgados 41 imputados, que incluyen no solamente militares y policías sino también civiles y un miembro de la Iglesia. Con más de 400 testigos el TOF se convirtió en el lugar físico donde la historia negada, callada, exige justicia.