miércoles, 25 de septiembre de 2013

El pozo como signo viviente

  • por Tina Gardella para el Diario del Juicio
Foto: Agencia INFOTO


Es un pozo. Está cuidado por una red de alambres perimetrales en cuya centralidad se destaca un ascensor que permite bajar hacia las entrañas de ese pozo. Es el Pozo de Vargas… ese pozo hacia el que se llega, desde otro lugar y después de un intenso recorrido, en una inspección ocular como parte de la Megacausa Jefatura II – Arsenales II. 
Han pasado más de 10 años desde aquellos rumores acerca de “gente que tiraban en el pozo de la finca de Vargas” y que motivara un proceso de lucha, sin prisa y sin pausa, para que los peritos del GIAAT (Grupo Interdisciplinario de Arqueología y Antropología de Tucumán) comenzaran los trabajos, se pudiera financiar ese trabajo y se pudiera derribar las especulaciones acerca de lo que allí se encontraría.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Sitios de memoria que la historia no pudo borrar

  • por Javier Sadir para el Diario del Juicio

La semana pasada se llevó a cabo el reconocimiento de tres Centros Clandestinos de Detención (CCD) y el Pozo de Vargas.
El jueves 19 de septiembre, se realizó la inspección ocular en el sur de la provincia. Se reconocieron tres CCD. Se trató de la Comisaría de Monteros, el ex Ingenio Nueva Baviera y la Escuela Diego de Rojas, conocida como la ‘Escuelita de Famaillá’.

Las víctimas reconocieron el lugar. El relato de Fidel Emilio Correo y Elisa Medina tuvo un lugar y espacio concreto en la comisaría de Monteros. El sitio permanece tan deplorable como hace 37 años atrás. En condiciones inhumanas, las celdas de la comisaría narran el horror. Un lugar donde los derechos humanos son pisoteados hasta el día de hoy.


Fotos: Agencia INFOTO

jueves, 19 de septiembre de 2013

¿desaparecidos?

  • por Natu Mamaní estudiante de Cs. de la Comunicación para el Diario del Juicio

La tierra fue testigo de  sus muertes,
la misma tierra que ahora escupe los silencios,
de esos que asesinaron, torturaron, violaron
sin remordimiento
los cuerpos llenos de ideas,  de vida, de juventud. 
Fue la tierra quien cuido esos cuerpos que se iban desintegrando debajo del suelo
suelo pisoteado por piernas vestidas con pantalones verdes y botas negras.
Fue el fuego el que dejó marcas rojas en la tierra,
ese fuego con el que se quemaron las carnes tiernas,
de esos que hoy no están.
Pero fue el fuego que ardía en sus cuerpos rebalsados de historia,
el que los mantiene hoy vivos.
Pude ver la vida destrozar la muerte.
Pude ver en las fosas florecer plantas verdes.
Pude ver aparecer en esas plantas a cada uno de los desaparecidos.
¿Desaparecidos?
Nunca más desaparecidos, porque pude verlos brotar de la tierra,
pude verlos dejar sus semillas en los jóvenes que hoy también luchan.
Cada una de esas plantas verdes, firmes
se escapaban de la oscuridad de un pozo
fueron allí, abandonados y quemados seres humanos,
empujan hoy el olvido, lo deshacen, y se plantan en el suelo con un grito.
Gritos silenciados durante años, que hoy resurgen de la tierra de esas fosas.
Septiembre que perfuma la memoria de victoria, alegría y justicia. 

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Caminos que construyen territorios

  • por Tina Gardella para el Diario del Juicio

El portón, el sencillo portón de tablas del Arsenal, se abre prestamente para que pase la comitiva. Jueces, querellantes, defensores, personal del TOF, peritos, organismos de DDHH, familiares, periodistas, estudiantes y sobre todo, los sobrevivientes-testigos con sus grupos de contención, configuran la nutrida comitiva. Se desplazan guiados por el personal de gendarmería que en cada curva del camino indican hacia donde seguir. Es viernes 13 de setiembre y el camino lleva hacia los lugares que certifican por qué el Arsenal fue el Centro Clandestino de Desaparición, Muerte y Exterminio más grande del Noa.

Se respira la avidez de las miradas, se habla en voz baja, se acompaña, se acompañan; los movimientos parecen torpes ante un terreno irregular, tan tenso, seco y abrupto como las sensaciones que quizás  embargan a quienes por su rol, por su lazo o por el sentido histórico del hecho, están allí. Hay estupor. Hay algo de indescifrable aún y de ese entramado tan bien conocido de familiares, querellantes y organismos por la satisfacción de logros alcanzados y al mismo tiempo la desazón de no tener y  no saber todo lo que se debe tener y saber.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Crónica de un reconocimiento histórico

  • por Natalia Espinosa estudiante de Ciencias de la Comunicación para el Diario del Juicio
Fotos: Carolina Frangoulis


El viernes 13 de Septiembre, se realizó la inspección ocular en uno de los centros clandestinos de detención (CCD) más importantes del norte del país: el Arsenal Miguel de Azcuénaga. Los testigos fueron recorriendo lugares de referencia donde estuvieron detenidos en la última dictadura militar. El dolor palpitaba en sus voces pero no impidió que relatasen los horrores vividos allí.
El recorrido nos desplazó ineludiblemente al Galpón número 9. El recinto todavía conserva el alambrado original, allí se encontraban también las casillas de torturas (que fueron demolidas) y el galpón. Divido en dos con entradas independientes, el edificio conserva aún los vestigios que no se han podido quitar a la hora de borrar evidencias: marcas de brea en las esquinas y las juntas de la pared, delimitaciones de espacios individuales y reducidos donde fueron alojados los detenidos, pequeñas ventanas enrejadas por donde apenas entra luz, y pequeñas aberturas en las paredes externas conocidas como respiraderos.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Histórico reconocimiento de Arsenales

Hoy viernes 13 de Septiembre se realizó el reconocimiento histórico de lo que fuese el mayor Centro Clandestino de Detención y Exterminio del Noroeste Argentino, el Arsenal Miguel de Azcuénaga.
En el marco de la Megacausa Jefatura II - Arsenales II se realizaron las inspecciones oculares y el reconocimiento del sitio de el galpón Nº9, de los alrededores donde se destruyeron las casillas de sanitarios y sala de tortura, las fosas donde se hallaron los restos de detenidos desaparecidos, las garitas de vigilancia y los distintos accesos vehiculares y senderos peatonales.

Fotos Agencia INFOTO



Galpón Nº9


Multitudinario acompañamiento

viernes, 6 de septiembre de 2013

Repudiamos la agresión a nuestro compañero

Desde H.I.J.O.S. Tucumán nos sumamos al repudio a la agresión recibida por nuestro compañero del Diario del Juicio, BRUNO CERIMELE de la agencia INFOTO, que en su rol de reportero gráfico cubría la toma de la Facultad de Filosofía y Letras.



COMUNICADO DE PRENSA DE LA AGENCIA INFOTO

El reportero gráfico Bruno Cerimele de la agencia Infoto es agredido y amenazado por miembros de la policía de la Provincia de Tucumán, quienes intentaron detenerlo y quitarle su equipo mientras hacía su trabajo fotografiando un intento de los mismos de entrar a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán, que se encuentra tomada por los estudiantes. Estos policías intentaron entrar pese a ser un espacio de jurisdicción nacional aduciendo la activación de una alarma en un cajero automático interior, lo que generó una discusión con los estudiantes quienes les impidieron la entrada, escena que intentó ser fotografiada por el periodista. El policía agresor, de uniforme aunque sin casco o gorra reglamentaria, luego se alejó en una motoneta civil sin patente. Esta situación generó pronunciamientos de repudio por parte de la Asamblea de Estudiantes y de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Volver

  • por Gaby Cruz para el Diario del Juicio
Reconocimiento del CCD Reformatorio - Fotografía: Agencia INFOTO

Reconocer, mirar, repasar con la memoria, con los ojos, con el olfato. “Aquí pasé el 24 de diciembre del 76. Había mucho dolor”, fueron algunas de las palabras de Juana Peralta de Pedregoza. Juana volvió a recorrer el lugar donde vivió, como ella misma lo dijo, la pesadilla. “Primera vez que vuelvo después de 37 años de horror”, afirmó esta mujer cuando terminó  el reconocimiento.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Gestos, palabras y señales de vida...

  • por Tina Gardella para el Diario del Juicio

El 8 de Febrero de este año declaró Juana ante el Tribunal. El 30 de agosto recorrió el lugar donde había estado secuestrada. Se podría pensar que, como dice Gelman, “ya no hay explicaciones, ya no hay nada que pueda ser explicado, solamente queda la palabra poética lanzada a su manera, con sus propios derechos, sin pedir permiso”.

Sin embargo la memoria necesita tanto de la palabra poética como de la palabra explicada. De las voces y de los pasos. De lo dicho y también de los gestos y movimientos. Porque de ese conjunto daba cuenta el estar o no estar, el sentirse vivo y el pensar sobre el destino de ese estar y sentirse vivo.