viernes, 21 de noviembre de 2014

Martín Suter: una entrevista antes de su testimonio en el Juicio de Villa Urquiza

  • por Andrea Romero (estudiante de Cs. de la Comunicación) para el Diario del Juicio

Fotografía familiar de Juan Carlos Suter y Ana María Tejeda

Martín Suter dio su testimonio el martes 18 de Noviembre. En los días previos, aceptó tener una entrevista para nuestro Blog.
La entrevista estaba pautada un viernes a las diez de la mañana en la Secretaria de Agricultura y Ganadería de San Miguel de Tucumán en donde mi entrevistado tiene su oficina. Era una mañana fría pero con un sol radiante. Mientras viajaba observaba el paisaje que une a Tafí Viejo con San Miguel por ruta 9 y pensaba en lo insignificante que es para algunos ese trayecto y la importancia que tiene para muchos de nosotros porque, en ese camino que une la ciudad del limón con la capital tucumana, se encuentra el Arsenal Miguel de Azcuénaga y la Cárcel de Villa Urquiza, que fueron dos de los tantos centros clandestinos de detención que tuvo la provincia. En relación precisamente a la cárcel de Villa Urquiza, es que voy a entrevistar a Martin Suter y en el marco de décimo juicio que se lleva a cabo en Tucumán por los delitos de lesa humanidad que se cometieron allí.
Martin es hijo de Ana María Tejeda de Suter y de Juan Carlos Suter quien estuvo detenido en la cárcel de Villa Urquiza y en donde posteriormente fue asesinado. Su esposa, Ana María fue secuestrada y aun continúa desaparecida.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Por el camino de la construcción de la(s) memoria(s): Entrevista a Marta Rondoletto

  • por Virginia Gareca (estudiante de Cs. de la Comunicación) para el Diario del Juicio

Fotografía: Mikaela Dominguez

Marta Rondoletto, es militante de los Derechos Humanos en nuestra provincia. Su labor incansable es un ejemplo de la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia. Actualmente es presidenta de la Fundación Memorias e Identidades del Tucumán. En esta ocasión, nos reunimos con ella para conversar sobre el camino recorrido en estos años durante la realización de los juicios de Lesa Humanidad. Logros, anhelos y proyecciones son algunos de los temas que Marta nos relata y nos invita a pensarlos en términos de memoria colectiva como nuestra historia.

martes, 18 de noviembre de 2014

"Dijimos Nunca Más y nos dieron genocidas en libertad"

  • por Jorgelina Cayo (estudiante de Cs. de la Comunicación) para el Diario del Juicio


 

 Fotografía: Mikaela Domínguez


La frase es una de las tantas que se escuchó en la mañana del martes 18 de Noviembre, cuando para repudiar la decisión de la Cámara de Casación Penal en relación a los genocidas juzgados y sentenciados en la Megacausa, se llevó a cabo una protesta por parte de familiares de detenidos y desparecidos, organismos de Derechos Humanos y diferentes organizaciones políticas y sociales. La manifestación tuvo lugar afuera del Tribunal Oral Federal, en donde se repudió la medida de Casación y reclamó que los juzgados y condenados en el juicio cumplan su condena en cárcel común.
La Cámara de Casación Penal de La Nación favoreció, por voto mayoritario de los jueces, a 34 de los 37 ex militares y policías juzgados y sentenciados en el Juicio de la Megacausa Arsenales II – Jefatura II. A dichos genocidas se les otorgó el beneficio de prisiones domiciliarias, anulando la imposición de cárcel común resuelta por el Tribunal Oral Federal de Tucumán.
Entre los presentes se encontraba Marta Rondoletto, miembro de la Fundación Memorias e Identidad de Tucumán, quien se manifestó preocupada no solo por lo que significa esta medida para la sociedad en general, sino  fundamentalmente para los testigos que prestaron declaración en la Megacausa, señalando a esos genocidas que cometieron los crímenes aberrantes y que hoy se encuentran en sus casas. “El arresto domiciliario no es garantía suficiente” sostuvo Rondoletto.
En la nutrida manifestación, se observó la presencia de manifestantes de diferentes edades que apoyan la lucha incesante que aún llevan a cabo los familiares y organismos de derechos humanos. Se colgaron fotografías de los condenados para que la sociedad conozca sus rostros y sepan que cometieron delitos de lesa humanidad en el contexto del genocidio.
La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la fiscalía  y los querellantes en la causa reclamaron que se revea cuanto antes la decisión.

Más de 30 años de lucha por justicia y verdad. Más de 30 años esperando que los responsables cumplan con las condenas correspondientes que merecen. La lucha continua fervientemente porque…”a dónde vayan los iremos a buscar”.



lunes, 17 de noviembre de 2014

La reparación

  • por Tina Gardella para el Diario del Juicio

Fotografía: Bruno Cerimele

Los Juicios de Lesa Humanidad como reparación de tanta espera, de tanto dolor…tienen, qué duda cabe, un carácter único, reconocido socialmente. ¿Pero es posible pensarlos como ese lugar irremplazable desde el cual la reparación como acción política se proyecta a otras dimensiones que construyen comunidad?
En el Juicio de Villa Urquiza atestigua Silvia. Desde su expresión inequívoca de infinita tristeza, cuenta los pormenores del asalto a su vida adolescente, cuando a los 16 años, en la calle, la toman por la espalda, sin darle tiempo a nada y la tiran en un auto. Luego de pasar por la Jefatura, la “Escuelita de Famaillá” y la cárcel de Concepción, la dejan en la cárcel de Villa Urquiza.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Audiencia del 12 de Noviembre

  • por Natalia Mamaní (Estudiante de Cs. de la Comunicación) para el Diario del Juicio
Fotografía: Mikaela Domínguez

La audiencia tardó en comenzar; la sala estaba lista y los jueces sentados dispuestos a dar inicio a los testimonios. Estaban todos… menos los imputados; dicen que la lluvia les había impedido llegar a tiempo. Finalmente a las 10:50 se inició la audiencia y por la mañana declararon Juliana Torrente, Segundo Delfín Vera, Víctor Villagra, Carmen Mercedes Torrente, Virginia del Valle Torrente y Julio Campillo.
La primera en declarar fue Juliana Torrente, una de las hermanas de José Cayetano Torrente, muerto en la cárcel de Villa Urquiza. Se presentó diciendo: “A Dios hay que darle lo que es de Dios, y al César lo que es del César. Vengo a darle al César lo que es del César.”

viernes, 7 de noviembre de 2014

LOS CONDENADOS POR LA MEGACAUSA JEFATURA II ARSENAL II, SON ENVIADOS A SUS DOMICILIOS

Comunicado de Prensa de Organismos de DDHH de Tucumán

La Sala III de la Cámara de Casación Penal de la Nación, con el voto mayoritario de los jueces de cámara Eduardo R. Riggi y Liliana Catucci, y el voto en minoría con una disidencia parcial de la Dra. Ana María Figueroa resolvió que 34 de los 37 ex militares y policías condenados por masivos delitos de lesa humanidad en la  MEGACAUSA Arsenales II-Jefatura II, vuelvan a prisiones domiciliarias, cesando así la imposición de cárcel común resuelta por el TOFC de Tucumán.
Este proceso fue el más grande del NOA Argentino realizado hasta el momento. Allí se debatió la responsabilidad de 41 personas acusadas de múltiples homicidios calificados, privaciones ilegitimas de la libertad, torturas y abusos sexuales cometidos en  dos de los CCD más grandes de Tucumán. En uno de estos, “Arsenales” a partir del impulso dado por los familiares querellantes en la causa y las organizaciones de DDHH de Tucumán,  se encontraron las fosas donde fueron inhumados clandestinamente los desparecidos luego de ser torturados y ejecutados.
Consideramos que actuando con displicencia, Casación resolvió que los 37 acusados vuelvan a sus casas a gozar de privilegios que por ejemplo, la mayoría de los encausados y condenados por delitos comunes, no tienen. Por la decisión de la Sala III, los genocidas están otra vez en las calles, entre nosotros.
Estos miembros del aparato judicial no se detuvieron ni un segundo a pensar en la seguridad de los cientos de testigos que declararon en contra de los imputados, tampoco en su integridad psicológica, al saber que sus captores, sus torturadores están nuevamente libres.
Los acusados de delitos de lesa humanidad fueron enviados a sus domicilios particulares, en prisiones domiciliarias que NINGUNA fuerza de seguridad controlapor lo que sabemos que se trata de una ilusión.
DENUNCIAMOS LA IMPUNIDAD que GENERA UNA JUSTICIA OBSCURANTISTA.
Consideramos que el primer paso para la impunidad lo dio la mayoría del Tribunal Oral de Tucumán (conformada por los Jueces Gabriel Casas y Carlos E. Jiménez Montilla), quienes absolvieron a 4 imputados en la sentencia definitiva de la megacausa y le impusieron penas irrisorias a las cabezas del sistema represivo: los oficiales de inteligencia del Ejército. Los imputados Varela, Torres, Ojeda Fuentes, Ocaranza, Moore, especializados en Inteligencia y por lo tanto, cabeza y corazón operativo de los delitos de lesa humanidad cometidos en Tucumán, fueron quienes recibieron las penas más bajas. Penas vergonzosas para personas encontradas responsables de la autoría mediata de decenas de homicidios calificados cometidos en el marco del Delito de Desaparición Forzada de Personas. 
Este pacto de la justicia con la impunidad, lo viene a sellar la Cámara de Casación Penal, con lo resuelto en el día de ayer que además deja la resolución sobre la forma del cumplimiento de la pena, sujeta  que la sentencia quede firme. Nos preguntamos: ¿Cuántos años tendremos que esperar para que la sentencia quede firme?¿Cuántos años tienen que pasar para que el Tribunal de Casación se digne a resolver los recursos pendientes, y luego haga lo propio la Corte Suprema?

LOS NÚMEROS DE LA MEGACAUSA Y LA BURLA DE LA VERGONZOSA CÁMARA DE CASACIÓN
40 AÑOS ESPERANDO JUSTICIA
13 MESES DE DEBATE ORAL Y PUBLICO
212 VÍCTIMAS
41 IMPUTADOS
400 TESTIGOS ORALES
400 TESTIGOS INCORPORADOS POR LECTURA
150 LEGAJOS DE CONADEP
10.000 FOJAS
37 CONDENAS
4 PRISIONES PERPETUAS.

¿QUIÉNES SERÁN LOS RESPONSABLES DE CUIDAR QUE LOS GENOCIDAS CUMPLAN CON LA PRISIÓN DOMICILIARIA HASTA QUE LA CONDENA QUEDE FIRME? ¿LA POLICÍA TUCUMANA
¿LA CÁMARA DE CASACIÓN GARANTIZARÁ LA SEGURIDAD DE LAS CIENTOS DE VICTIMAS Y FAMILIARES DE VICTIMAS O SERA CÓMPLICE DE UN POSIBLE NUEVO JULIO LOPEZ?

Hemos creído  en la justicia, porque la hemos buscado, convencidos que es el único camino posible dentro de una sociedad democrática y hemos contribuido a construir esa justicia. Hemos  luchado toda la vida para ver a los genocidas presos, y ahora pareciese que tendremos que luchar el resto de la vida para que permanezcan presos.
¿Porqué estos jueces creen que no hay peligro en dejar a estos genocidas en sus domicilios sin ningún tipo de control? Estamos hablando de personas que desde hace más de 30 años ocultan información sobre nuestros desaparecidos, saben qué les pasó, dónde están y NUNCA en todo este tiempo hicieron un acto de constricción y dijeron lo que saben.
Tuvimos que ver absoluciones de asesinos probos, tuvimos que soportar condenas irrisorias para los hacedores de los crímenes más horrorosos, atravesamos 13 meses de juicio, y el dolor de los relatos de cientos de familiares y víctimas, predispuestos a revivir el horror vivido con la esperanza de que por una vez, haya justicia. ¿Cuánto tiempo más cree la Justicia que tenemos que esperar para que haya justicia? ¿40 años no son suficientes?
Los derechos de los que gozamos en esta democracia por la que hemos luchado desde siempre, no debe implicar soluciones facilistas e injustas escudándose en que la estructura de la Justicia no puede garantizar cárceles acorde al estado de salud de los genocidas. Sostenemos que la Justicia se está lavando las manos y apuesta al punto final biológico para resolver la pesada carga de hacer su trabajo.

ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS DE TUCUMÁN
H.I.J.O.S. Tucumán
Fundación Memorias e Identidad del Tucumán
ANDHES
Asociación ex Presos Políticos de Tucumán
APDH Tucumán
FA.DE.TUC.