miércoles, 29 de junio de 2016

Viernes 24 de junio: La persistente búsqueda de justicia

  • por Erika Leiva y Jorgelina Cayo para el Diario del Juicio
 PH Julio Pantoja - Agencia INFOTO


Durante la mañana del jueves 24 se llevó a cabo una nueva audiencia por la Megacausa Operativo Independencia en el Tribunal Oral Federal. La primera testigo en declarar fue Natalia Ariñez. La histórica militante de H.I.J.O.S comenzó narrándole al tribunal cómo fue reconstruyendo de a poco lo sucedido con su padre, Jorge de la Cruz Agüero.

Su padre es secuestrado la madrugada del 13 de enero de 1976, en la casa que compartía junto con sus padres y hermanos. Tenía solo 17 años y estaba estudiando en el Instituto Técnico. “Esa noche”, describió Natalia, “entraron personas que se identificaron como policías”. Supo por el relato de su abuela que lo sacaron cubierto con las sábanas de la cama en que dormía.

lunes, 27 de junio de 2016

Jueves 23 de junio: El genocidio también tuvo esclavos

  • por Valeria Totongi para el Diario del Juicio
Ex CCD "Escuelita de Famaillá" (Antigua Escuela Diego de Rojas actual Espacio para la Memoria)
PH Luciana Cerimele


La imagen que deja María Cristina Medina es poderosa: un grupo de chicos escondidos detrás de una baranda, en la terraza de su casa, la mirada fija en la noche, los oídos agudos en medio de la oscuridad. Abajo, cruzando la calle, el centro clandestino de detención bulle de tortura, agonía y muerte.

"Tiraban cuerpos adentro de un camión volquete, sabíamos que estaban muertos porque ya no gemían", rememoró ante una audiencia que la escuchaba enmudecida.

María Cristina vivía, junto a su madre y sus cuatro hermanos, frente a la escuela  Diego de Rojas, en Famaillá. Tenían una despensa, su único ingreso. Un día de 1975 llegó un grupo de policías federales y les comunicó que tenían que "servir a la Patria" dándole de comer al personal jerárquico que iba a la Escuelita que, poco después lo sabrían, había empezado a funcionar como centro de secuestro y tortura. Desde ese entonces, y durante un año, los Medina también fueron prisioneros.

Jueves 23 de junio: "No me pidan detalles"

  • por Ana Melnik para el Diario del Juicio
PH Archivo Operativo Independencia - Gentileza Archivo Nacional de la Memoria


"No me pregunte eso, no puedo ni hablar de lo que pasó allí", rogó la testigo. Le acababan de pedir que relate qué pasó durante su cautiverio en la Escuelita de Famaillá. La sala estaba vacía, el público retirado por orden de los jueces, ante el pedido de L.S. de ampararse en el protocolo de protección a testigos que sufrieron delitos sexuales durante el terrorismo de estado.

Para que su declaración pueda realizarse en un clima propicio que evite la revictimización y resguarde su sensibilidad, los imputados, el público y las fuerzas de seguridad son desalojados de la sala; su identidad, asimismo, está protegida.

L. S. es de Famaillá, allí vivió toda su vida. Sus padres eran agricultores. La testigo comenzó relatando aspectos de la vida comunitaria en la zona en los años previos a la intervención militar durante el Operativo Independencia. Ante las dificultades económicas y carencias materiales, prevalecían lazos y gestos de solidaridad en la comunidad, desde los más pequeños, como colocar inyecciones a enfermos, hasta intentar conseguir féretros para poder enterrar a los muertos.

Jueves 23: Territorio indígena, escenario de sangre

  • por Exequiel Arias para el Diario del Juicio
PH Paloma Cortes Ayusa
Las comunidades indígenas sufrieron la persecución como lo hicieron los militantes sociales y políticos. Sus ansias de organización para defender sus tierras los enfrentó con la codicia  de los terratenientes. 

El secuestro de Pedro Santana Campos, dirigente de la Federación Indígena y representante de la comunidad Quilmes se produjo durante un conflicto de intereses con el terrateniente Chico Zossi, en la zona de Colalao del Valle.


Paola Jezabeth Santana es hija de  Felipa Isabel Maita y Pedro Santana Campos. Su madre era agente sanitaria y conoció a Pedro cuando él militaba en la Federación Indígena. Ella fue la primera de la familia Santana Campos que declaró el jueves 23 de junio, en la causa por delitos de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia.

martes, 21 de junio de 2016

La diferencia de las diferencias

  • por Tina Gardella para el Diario del Juicio
 PH Archivo H.I.J.O.S.


Pareciera que abruman tantos intentos de frenos, avasallamientos y retrocesos, de sentencias que de- sentencian, de prisiones domiciliarias, de prólogos que se suprimen, de monumentos de reconciliación…como si se estuviera que estar  en un estado de alerta permanente para, sin prisa y sin pausa, cuidar y defender lo logrado.

Pero ese estado de atenta vigilia cotidiana ha cobrado tal fuerza e intensidad que aunque muchas veces no se muestra en todo su esplendor, subyace como prácticas instituidas y re significadas en el devenir diario de quienes construyen los lazos sociales de una comunidad tucumana que necesita mirar al futuro desde un pasado que es traído por un presente en tensión. ¿Qué otra cosa sino son los juicios de lesa humanidad y más precisamente el del Operativo Independencia que se sustancia en estos días?

No se trata de la actualización permanente del “a donde vayan los iremos a buscar”. Sino de las prácticas, los modos de reclamo, el propio lugar desde donde se instituyeron los organismos de derechos humanos, que en nuestro país han tenido desde su inicio, una clara intención de “decir”, al señalar, denunciar, reclamar, exigir por el destino de sus seres queridos.

martes, 14 de junio de 2016

Crónica del viernes 10: La guerra que no fue

  • por Fabiana Cruz, Hugo Hernán Díaz, Belén Castellano Hernández, Jorgelina Cayo, Erika Leiva y Sofía Romera Zanoli para el Diario del Juicio
El periodista Joaquín Morales Solá visita Famaillá junto a Acdel Vilas
PH Archivo Operativo Independencia - Gentileza Archivo Nacional de la Memoria


En la mañana del pasado viernes 10  de junio, el Tribunal Oral Federal (TOF) de Tucumán dio continuidad al megajuicio por delitos de lesa humanidad denominado Operativo Independencia. El testigo de contexto citado en esta  ocasión para prestar declaración fue el periodista e investigador tucumano Marcos Manuel Taire, quien trabajó en Diario Noticias y escribió numerosos artículos sobre los movimientos revolucionarios y la dictadura militar.

Taire expuso durante casi cuatro horas todo un repertorio histórico de los hechos, antes, durante y después del periodo represivo que va desde principios de febrero del 75 hasta marzo del 76, en el cual  el concepto de “guerra” fue un tema recurrente.

“honestamente nadie puede hablar de que hubo un guerra, el Operativo Independencia se dio con el objetivo de aniquilar el movimiento insurgente, pero fue también un pretexto para acabar con otras luchas, como ser las estudiantiles y el movimiento obrero que eran muy fuerte”.

lunes, 13 de junio de 2016

Crónica del jueves 9: La dimensión familiar

  • por Elena Nicolay, Ana Melnik y Valeria Totongi para el Diario del Juicio
Calles de Famaillá durante la ocupación militar de 1975
PH Archivo Operativo Independencia - Gentileza Archivo Nacional de la Memoria



El relato de los familiares de personas secuestradas y torturadas durante los primeros meses del Operativo Independencia empezaron a dar dimensión real del horror vivido entre los sectores obreros de la provincia, durante la audiencia del jueves 9 de junio, en Tucumán. En el sur de la provincia y en la localidad de San José, los represores se ensañaron con jóvenes trabajadores y sus allegados. Empresarios, religiosos y periodistas no fueron ajenos a ese plan, de acuerdo con un minucioso trabajo que realizó el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) sobre la responsabilidad empresarial en los crímenes de la dictadura.

La investigación fue el centro del testimonio que brindó el periodista Horacio Verbitsky, ante el Tribunal Oral Federal que juzga a 19 imputados por delitos de lesa humanidad, durante el Operativo Independencia.

El “Informe de Responsabilidad Empresarial” se realizó entre el CELS, la Facultad de Ciencias Sociales y una veintena de investigadores de distintas instituciones, que analizaron toda la información disponible en organizaciones estatales y no estatales, sobre 200 empresas de todo el país. Entre ellas, seleccionaron dos de Tucumán: los ingenios Concepción y Fronterita.

jueves, 9 de junio de 2016

Ñoñxs por la memoria, la verdad y la justicia

  • por Marcos Nahuel Escobar para el Diario del Juicio
PH Foto tomada desde un helicóptero, 1975. Archivo Operativo Independencia
Gentileza Archivo Nacional de la Memoria


¿Para qué sirve la universidad? Más allá de las preguntas filosóficas que han intentado responder cuál es el rol del estado y las instituciones, vamos a intentar centrarnos en su aporte dentro del juicio que se está desarrollando, la Megacausa Operativo Independencia. El jueves 2 de junio pudimos ser espectadores de lo que pasa cuando la universidad sale de su claustro e irrumpe en la realidad cumpliendo una función social central en este proceso de reconstrucción del pasado, investigando con rigor científico para encontrar la verdad histórica y rescatar la memoria.

miércoles, 8 de junio de 2016

Comunicado de Prensa


LOS ABAJO FIRMANTES, Querellantes en la Causa Operativo Independencia, Querellantes en anteriores juicios, Familiares, ORGANISMOS y militantes de DDHH:

RECHAZAMOS CATEGÓRICAMENTE Y REPUDIAMOS la decisión del Tribunal Oral Federal de Tucumán, de otorgarle el beneficio de la prisión domiciliaria a Roberto Heriberto “el Tuerto” Albornoz, acusado como autor material de delitos cometidos en perjuicio de 35 víctimas, autor mediato por 174 casos de violación de domicilio, 230 casos de privación ilegítima de la libertad con apremios y/o vejaciones, 220 casos de aplicación agravada de torturas y 129 casos de homicidios triplemente agravados en la Megacausa Operativo Independencia. El genocida acumula ya 4 condenas a prisión perpetua, encontrándose firme su condena en la causa "Jefatura I". A Jorge Omar Lazarte, ex militar, responsable de la supervisión del D2 y Sub Jefe de Policía cuando dicha Jefatura funcionaba como Centro Clandestino de Detención, quien por su parte está acusado como autor material por delitos contra dos víctimas y, por otro lado, como autor mediato de 133 casos de violación de domicilio, 207 casos de secuestros, 175 de aplicación de torturas y 88 de homicidios. Y al ex militar Trucco, condenado a 14 años en la Megacausa "Arsenales II-Jefatura II", a quien le otorgaron el beneficio de la domiciliaria con pulsera eléctronica.

Basamos nuestro rechazo y repudio, a las medidas tomadas por el TOF, en un simple análisis de las actuaciones de estos tres individuos durante el Terrorismo de Estado, y la desproporción que existe entre estas, con sus secuelas de muertes, desapariciones, cárceles y exilios, que aún hoy perduran en nuestro tejido social y la actitud benevolente, por llamarla de alguna manera, del Tribunal ante la dimensión de esos hechos y las responsabilidades que se juzgan. ¿Olvida acaso el Tribunal que los devenidos “ancianos enfermos y desvalidos”, no en el caso de Lazarte al que vemos intervenir  con energías y vitalidad envidiables en cada audiencia de la MegacausaOI, sumieron a nuestra provincia, y al país entero, en la negra noche del Terrorismo de Estado, con consecuencias que aún hoy pesan sobre nuestra sociedad? ¿Olvida acaso el Tribunal que al inicio mismo de este juicio el condenado Albornoz increpó con nombre y apellido a una testigo, a la que ya amenazase en plena audiencia, advirtiendo que volvería a hacerlo cuando declare? ¿Olvida el Tribunal que este mismo sujeto tiene diversas denuncias de haber vulnerado la prisión domiciliaria? ¿Cree acaso el Tribuanl que nos olvidamos de Jorge Julio Lopez? ¿Olvidan a las víctimas, que no tuvieron la oportunidad de un juicio, con todas las garantías, como sí tienen los imputados por delitos de Lesa Humanidad? ¿Olvidan a sus familiares  y los organismos  que hace 40 años venimos bregando por Memoria, Verdad y Justicia?

Esto que hoy rechazamos y repudiamos, se está convirtiendo en una práctica cotidiana que sienta graves precedentes que atentan contra la administración de una Justicia que repare a las víctimas y garantice el juzgamiento de los delitos de lesa humanidad cometidos en nuestro país.

Entendemos, porque los horrores pasados no nos convirtieron en ellos, que existen razones humanitarias que deben ser atendidas, pero exigimos Sres. Jueces mayor celo, del que hasta ahora pudimos comprobar, en el otorgamiento de estas garantías, ya que observamos con creciente preocupación e indignación que estas parecen más una forma de evadir el peso de la justicia en el cumplimiento de las merecidas penas que, les fueron impuestas, por la gravedad de los crímenes cometidos.

Reafirmamos, el único lugar para un genocida, es la cárcel.


H.I.J.O.S. Tucumán
Fundación Memorias e Identidad del Tucumán
ANDHES
APDH Filial Tucumán
FADETUC
Asociación Madres de Plaza de Mayo filial Tucumán
Asociación por la Memoria la Verdad y la Justicia de Santiago del Estero
Familiares de Detenidos Desaparecidos de Santiago del Estero
Ex presos Políticos de Santiago del Estero
Asociación de ex presos políticos de Tucumán
Agrupación de ex presos políticos "Bernardo de Monteagudo"
Agrupación de ex presos políticos "Héroes de Trelew"
Comisión por los DDHH de Tafí Viejo
Secretaría de DDHH Humanos de la CTA filial Tucumán
SITRAJU (Sindicato de Trabajadores Judiciales)
Josefina Molina (querellante en el Pozo de Vargas y en la causa Dr Dardo Molina)
Alejandra Ferreyra (familiar de desaparecidos)
María Bordón (familiar de desaparecidos)

lunes, 6 de junio de 2016

Crónica del viernes 3 de junio

  • por Belén Castellano, Erika Leiva, Jorgelina Cayo y Sofía Romera para el Diario del Juicio
PH Elena Nicolay


Una testigo explicó cómo se organizaron las fuerzas armadas para llevar adelante el Operativo Independencia

Verónica Almada Vidal fue la primera testigo en tomar la palabra el viernes pasado ante el Tribunal Oral Federal (TOF) de Tucumán que lleva adelante el doceavo juicio por delitos de lesa humanidad que se celebra en la provincia, donde se juzga la responsabilidad de 19 ex miembros de las distintas fuerzas de seguridad en perjuicio de 271 víctimas.

Verónica es Lic. en Ciencias Antropológicas y formó parte del equipo de trabajo que elaboró los informes del Operativo Independencia, a cargo del Ministerio de Defensa de la Nación, para el cual “se utilizaron archivos administrativos de las fuerzas armadas argentinas y relevaron miles de documentos”, según indicó la testigo.

De la investigación surge la “Quinta Brigada de Infantería” como la “responsable” de Tucumán, donde se  establecieron zonas específicas como la capital de la provincia y el Monte Suroeste para crear fuerzas de tareas: “un agrupamiento temporal de personal que se constituye cuando se necesitaban efectivos inferiores al nivel de oficial”, definió la especialista en archivo y Derechos Humanos.

sábado, 4 de junio de 2016

El “Operativo Independencia”: prueba y horror


  • por Julián Miana para el Diario del Juicio
PH Paloma Cortes Ayusa



Aproximaciones a un ensayo sobre la  política de la vida y de la muerte

El juicio por los crímenes de Lesa Humanidad N° 12, comenzó en el mes de mayo en la provincia de Tucumán. Es una causa (La causa es otra) que reúne a varias querellas particulares y que están agrupadas, a diferencia de juicios anteriores, cronológicamente de acuerdo a como se sucedieron en 1975. El año da cuenta de que los crímenes de Lesa Humanidad juzgados en esta causa, fueron aquellos cometidos durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón, en el marco del Operativo Independencia.

El Operativo Independencia (OI) fue el “ensayo” o la “prueba” para la puesta en marcha del plan sistemático de genocidio, perpetrado por el estado terrorista, aún en tiempos de democracia. El OI inició con el decreto 261/75, con la intención de “ejecutar las operaciones militares que sean necesarias a efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán.” Así, en esta provincia, comenzó el terror.

En el marco del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el período 1975-1976 aparecen una serie de planteos, que hacen pensar que las ideas mater que llevaron al genocidio no están extintas. Ni si quiera, problematizadas.

viernes, 3 de junio de 2016

Crónica del Jueves 2 de junio

  • por Exequiel Arias, Ana Melnik y Valeria Totongi para el Diario del Juicio
PH Archivo diario La Gaceta

Se empieza a explicar cómo se armó el escenario para el mayor plan represivo de la historia argentina

Un ex marino y tres académicos dieron cuenta de que la teoría de la “guerra contra la subversión” comenzó años antes del golpe, que contó con asistencia teórica y práctica de instructores estadounidenses, que se prepararon lugares para que funcionen como centros clandestinos de detención y que las luchas obreras hacían de Tucumán un foco de resistencia a los planes de ajuste, y que ese espíritu levantisco de la clase obrera era el que se quiso destrozar.

Como no la pudieron someter y domesticar, a la clase obrera la dejaron sin trabajo, la obligaron a emigrar, le mataron a sus mejores dirigentes, le dijeron que había una guerra, que justificaba toda persecución y toda violencia.

Julio César Urien, Santiago Garaño, Pilar Pérez Sánchez y Silvia Nassif declararon como “testigos de contexto”, es decir, como expertos en distintos temas que ayudan a comprender el momento histórico o la situación en la que se produjeron los hechos que se juzgan.

jueves, 2 de junio de 2016

Importante descubrimiento del señor Jorge Omar Lazarte


  • por Marcos Escobar para el Diario del Juicio
PH Archivo HIJOS (Megacausa Arsenales II - Jefatura II)


Veintiún días han pasado desde el inicio del juicio. Parece una eternidad. No solo por la voluptuosidad de los documentos que son leídos (271 pedidos de elevación a juicio). No es solo la cantidad de hojas, sino su contenido. Las historias que se acercan al libreto de una película de terror, el vocabulario judicial, claramente pensado para no ser entendido por personas corrientes, las dificultades técnicas para comunicarse con los penales de Marcos Paz, Comodoro Py y Ezeiza. Todos elementos que hacen el entrar a la sala, un espacio atemporal. La sensación de nunca haber abandonado la “pecera”, aunque haya pasado una semana desde la anterior audiencia, es recurrente.

Veintiún días han pasado desde la primera audiencia. Tres semanas exactamente.

La del jueves 19 de mayo probablemente sea una que quede guardada en mi memoria. Su corta duración fue algo que, creo, nos dejó bastante sorprendidos. La imposibilidad de mantener una conexión estable con el penal de Marcos Paz, donde se encuentra alojado actualmente el señor Jorge Omar Lazarte, determinó que los jueces pasaran a cuarto intermedio hasta la semana siguiente.

Empezamos la siguiente audiencia con el deleite de saber que la videoconferencia con los imputados era finalmente viable.

El señor Lazarte fue el cuarto imputado que decidió hacer uso de su derecho a realizar una declaración defensiva. Derecho que usó con vehemencia.

miércoles, 1 de junio de 2016

La audiencia del jueves


  • por Javier Sadir de La Palta para el Diario del Juicio
PH Archivo de HIJOS



El olor. Ese que te identifica, te recuerda y te penetra. “Ese olor en la manos lo tuve hasta que dejé la colimba”, dijo Rubén Alejandro Juárez, un conscripto que prestó servicios en el Hospital Militar durante el Operativo Independencia. Recibir cuerpos. Limpiarlos. Esa era parte de su tarea dentro de la cadena de la muerte. Como si los círculos del infierno hubiesen sido recreados bajo las lógicas productivas. Matar, limpiar, quemar. Eso se intuyó en la declaración de Juárez en la audiencia del jueves 26 de mayo de la Megacausa Operativo Independencia. “‘Aquí queremos machos’ nos decían a los reclutas y nos empujaban hacia los cuerpos”, contó Juárez y describió el estado de descomposición que presentaban los cadáveres.

En la audiencia del jueves finalizaron las declaraciones de los imputados e iniciaron las testimoniales. “Es paradójico que los vencidos que pretendían imponer a sangre y fuego el socialismo marxista pretendan juzgar a los vencedores que hoy somos presos políticos”, dijo Jorge Omar Lazarte, el último imputado en declarar. Dos testigos, uno de contexto y otro vivencial, que podría considerarse testigo víctima, siguieron a estas declaraciones y aportaron más que a una causa. A través de dos testimonios se comprimió el terrorismo de estado y la enorme estrategia que generó el silencio durante décadas. Se ejemplificó el porqué de las consignas como “memoria, verdad y justicia” o “nunca más”. Fueron suficientes para derribar cualquier mito o teoría que justifique el accionar del estado militar.