lunes, 27 de marzo de 2017

La Escuelita del horror


Por Sofía Romera Zanoli para El Diario del Juicio
"Recorrieron el sitio donde estuvieron secuestrados durante el Operativo Independencia"

El Tribunal Oral Federal (TOF)  llevó adelante una inspección ocular en “La Escuelita de Famaillá” que funcionó como primer centro clandestino de detención del país identificado por la Conadep, para que los testigos sobrevivientes  pudieran reconocer el lugar donde estuvieron secuestrados y fueron torturados durante el Operativo Independencia.

Ph Sofia Romera Zanoli
Miguel Martínez, uno de los testigos víctimas fue secuestrado el 11 de marzo de 1975 por un grupo de militares y permaneció alrededor de 40 días en cautiverio en La Escuelita, “me ingresaron por el portón que está en la parte de atrás y luego me llevaron a un aula (que aún se encuentran en el lugar) donde el fotógrafo me sacó una foto”. Luego Martínez recordó que lo llevaron a un sector de la galería, donde le  sacaron la venda para hacer que reconozca el cuerpo de un joven, que estaba en el piso, sobre una chapa y que tenía marcas de quemaduras, el hombre era Pepe Bulacio del Ingenio Lules, a quien él conocía.
“Nos ponían en aulas con los ojos vendados y la manos atadas” señaló Fermín Núñez, otra de las víctimas y agregó que “para comer nos sacaban de las aulas esposados  hacía un descampado (actualmente se encuentra separado con una pared) y teníamos que comer con la mano”.
Ph Sofia Romera Zanoli
Había personas vestidas de civil y otras con uniforme militar, se llamaban por  apodos y se  comunicaban con otras bases a través de una radio. Los turnos de vigilancia eran de 12 horas comenzaban a las 7  y terminaban 19. Los presos estaban identificados con números o cintas de colores, coincidieron los testigos en su relato. Juan Nicolás Vázquez indicó al tribunal que la primer aula del pasillo se encontraban mujeres, “dos o tres de ellas estaban embarazadas y en las otras aulas estaban los hombres, también había armas y banderas”.

Ph Sofia Romera Zanoli
En una oportunidad lo mandaron a limpiar los baños (que hoy siguen en funcionamiento) contó  Vázquez, en uno de ellos, el de hombres, tuvo que higienizar a un detenido de apellido Maciel que se encontraba en el suelo y en muy mal estado.

R.C. (testigo de identidad protegida) relató “cuando llegué a La Escuelita me llevaron a una oficina, me sacaron una foto y me interrogaron, luego me pusieron en un aula (aún sigue en pie) donde estaba sola, me dieron una pastilla y abusaron de mí”.

Ph Sofía Romera Zanoli
Los testigos coincidieron que al final del pasillo se encontraban las aulas que se utilizaban como salas de torturas, allí había una parrilla donde los acostaban los ataban los pies y las manos y le aplicaban la picana eléctrica. “Cuando nos torturaban ponían música fuerte para que no se escuchen los gritos”, señaló Gustavo Holmquist.

El juicio continuará el próximo jueves 30 en la sala de audiencias del TOF con declaraciones de los testigos.  El secretario Mariano García Savalía informó que el tribunal pudo escuchar las declaraciones de más 350 testigos relacionadas a las causa de las 271 víctimas y  “se calcula que en aproximadamente 5 semanas se estaría concluyendo con la recepción de la prueba testimonial propuesta por el Ministerio Público Fiscal”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario